miércoles, 8 de junio de 2016

Donde buscar dragones y como encontrarlos ~ Tercera Parte ~

¡Hola devoradores!

Las dos entradas anteriores, por lo que pude ver, os tocaron el corazón y os dejaron con ganas de saber más sobre los dragones. ¡Os gustaron mucho los dragones fruta! Y se que todavía queréis saber muchisimo más sobre los diferentes tipos de dragones que poblamos el mundo... Pero hoy no. Esta semana, como bien elegisteis por Twitter, toca una entrada sobre Como educar a un dragón sin acabar chamuscado o devorado. (Si, suena mucho a los títulos de Como entrenar a tu dragón. Lo sé, lo sé.)

Primero de todo, esto no es una entrada para que aprendáis a adiestrarnos. ¡JA! Nunca os ensenaría tal cosa, pues se que muchos de vosotros podéis llegar a ser seres muy malos... La finalidad de esta entrada es para que ensenéis a dragones. Sí, lo habéis leído bien. E-N-S-E-Ñ-A-R. Pero no ha llevarse bien y a que os hagan caso, no. Sino a que educarnos, ha llenarnos la cabeza con magníficos y sorprendentes conocimientos. Muchos de nosotros no entenderemos ni la mitad de lo que nos explicáis (Nunca intentéis hablar con un dragón de física cuántica, os carbonizara sin querer de los nervios que le cogerán por no entender ni media palabra de lo que le decís) pero nos parece todo tan asombroso y nos gusta tanto ver vuestras caras de fascinación, que nos encanta escuchar lo que sabéis.

¿Y como podéis mostrarnos lo inteligentisimos que sois, humanos? Bueno, hay unas sencillas normas para poder hacerlo ¡ATENTOS!

  • Lo primero de todo, tener un dragón o un amigo dragón.
  • Seguidamente debéis preparar la tarde de ''estudio'' al dedillo. Los dragones somos muy tiquismiquis, sobretodo los viejales. Tiene que estar todo perfecto por lo que no pueden faltar; libros, la bebida de preferencia de vuestro alado invitado, un día soleado y sobretodo... ¡invitarlo a vuestra casa! 
  • Cuando tengáis a vuestro dragón y todo lo demás listo, es momento de preparar el contenido de vuestra clase. A los dragones nos gusta desde la literatura, hasta las clases de idiomas (nos hace mucha gracia como intentáis hablar en japones, inglés, italiano...) Pero nunca, NUNCA, habléis de temas relacionados con las matemáticas. La cabeza nos da vueltas cuando nos explicáis las multiplicaciones, las sumas, las restas... ¡es incomprensible para nosotros! Es tal nuestro sufrimiento que acabamos corriendo de un lado a otro, quemandolo todo con nuestro fuego o puede que sin querer nos comamos una pierna o algo...
  • En el momento en que empiece la clase, tenéis que armaros de paciencia. Los dragones somos bastante despistados cuando nos empiezan a hablar. Miramos a un lado, empezamos a jugar con nuestra cola, movemos las alas incómodos... Tenéis que pensar que no estamos acostumbrados como vosotros a estar horas y horas sentados escuchando lecciones y necesitamos volar y pasear. 
  • Cada diez minutos o así, rellenar nuestra taza o vaso. Si no tenemos nada que tomar, nos ponemos muy pesaditos y acabaréis hasta la coronilla de nosotros. (Y eso es malo porque entonces nos enfadáis y acabamos chamuscando todo nuestro alrededor. ¡Nunca enfadéis a un dragón!)

Al final muchos acabamos así, leyendo con vosotros. 


Mientras no hagáis lo que os he comentado, estaremos tranquilos mirándoos con cara ensimismada sin poder creer que seres tan pequeños como vosotros sepáis tantas cosas o más que nosotros (y eso que vivimos miles de años y aprendemos muchas a lo largo de nuestra vida) Sobretodo, en cuanto acabe la sesión educativa, los dragones siempre esperamos algo de regalo por vuestra parte: por ejemplo un libro sobre la materia que nos habéis enseñado. Eso si, una vez nos habéis invitados, iremos varias veces a vuestras casas para preguntaros las cosas más estúpidas que podéis imaginar...

Y hasta aquí la entrada de hoy, humanos. ¡Espero que os haya interesado mucho, y que pronto nos enseñéis vuestros conocimientos!

7 comentarios :

  1. Me va a venir de perlas para cuando venga mi tía dragona a casa.
    Graciasss

    ResponderEliminar
  2. Me va a venir de perlas para cuando venga mi tía dragona a casa.
    Graciasss

    ResponderEliminar
  3. Me encantan estas entradas
    Besos!!!!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta la entrada! Tendré en cuenta lo de las mates cuando algún dragon/a venga a casa, mi marido es matemático.
    Yo soy música (músico mujer, sí) y me encantaría enseñarle a cantar mientras le toco el piano. Doy por hecho que os gusta, la música amansa a las fieras, no?
    Qué guay sería cantar y bailar junto a un dragón!
    Besos! Tú y tus amigos dragones podeis apuntaros a mis clases, os acogeré encantada!

    ResponderEliminar
  5. ¡Me encanta la entrada! Original, divertida y sobre todo, muy instructiva. Ya llevaba tiempo pensando como conseguir que el dragón de mi pueblo se quedase quietecito en la silla mientras le cortamos las uñas y claro, ¡todo está en explicarle cosas y la bebida, que no falte la bebida!
    Mil gracias por tu ayuda!
    Por cierto. Tras acosarte por Twitter planeo seguir haciendolo por aquí, así que mientras no me eches, aquí me quedo.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola, mi dragona querida! ¡Qué ganas tengo de subir a Barcelona y aplicar tus sabios consejos en ti! Sobre todo nada de hablar de matemáticas y sí visitar tiernas frikis mientras comemos chuches. Así que no te preocupes, pasearemos mucho. Besos mil

    ResponderEliminar
  7. Creo que me llevaria muy bien con los dragones, somos muy similares, sobre todo por lo de las matemeticas xD.

    ResponderEliminar