lunes, 1 de mayo de 2017

El baúl mágico y cómo empezar a ser un cuentacuentos casero [Parte 1]

¡Hola, devoradores! Hace meses, un 22 de Julio el cual tenía olvidado hasta ahora, empecé la sección de consejos para animar a los peques (o no tan peques) a leer. En esa entrada escupí todo aquello que llevaba en mi cabeza durante mucho tiempo y hoy, aunque será un tanto diferente, seguramente pasará lo mismo.

Pero antes de seguir escribiendo, quiero dejar claro que no soy Cuentacuentos profesional, ni he estado media vida practicando este maravilloso arte... Pero si que lo he hecho en algunas ocasiones, y ha ido bastante bien. O al menos he conseguido que el niño/a se animé a leer, que eso es mucho. A más a más de pequeña utilizaban esta técnica para animarme a leer y apotenciar mi imaginación.

Ahora si, ¿queréis adentraros al baúl mágico?

El baúl mágico no tiene porque ser un baúl, algunas veces puede ser una maleta, un caja, una bolsa... Puede ser cualquier cosa que pueda guarda objetos dentro de ella. Pero siempre se tiene que pensar en que debe de ser lo suficientemente atractivo para el niño o la niña para que quieran descubrir los secretos que se esconden dentro de ellos. Lo más maravilloso sería que estos contenedores mágicos sean lo más antiguos posibles, pues alberga más misterio que una caja nueva o una maleta de piel recién comprada.

¿Qué debe contener nuestro baúl? Los Cuentacuentos profesionales tienen un sinfín de objetos, de lo más variopintos, (hay Cuentacuentos que cuando viajan por el mundo o a ferias artesanales, compran verdaderas obras de arte para sus actuaciones) pero como en este caso es para utilizarlo en casa tampoco es necesario que compremos cosas. Por ejemplo los peluches o títeres que utilicemos, los podemos hacer nosotros o se pueden utilizar algunos viejos de cuando éramos más pequeños; siempre es más atractivo eso que comprar uno nuevo en unos grandes almacenes, que son todos iguales y no son únicos.
Pero a parte de esto, ¿qué más podemos añadir? ¡Aquí os lo muestro!

Como podéis ver son cosas que tenemos en casa ¡así que no os costará ni un céntimo! Cuando tengáis todo esto, es el momento de llamar la atención de los pequeños. ¿Cómo? Mostrando el cofre, baúl, etc. pero sin decir que contiene dentro, dejarlo a la vista del niño o niña para que tenga ganas de curiosear y entonces decirles que no pueden abrirlo bajo ningún concepto. Así seguramente, picados por la curiosidad, quieran abrirlo para saber que esconde dentro y poder conocer todos vuestros secretos.

Pensad que esto es para niños pequeños, pues son los más influenciables con objetos ''mágicos'' o cosas secretas. Los adolescentes, por lo que he leído en libros sobre como ser Cuentacuentos y demás, explican que ellos como ya han dejado de lado las creencias en la magia, prefieren otro tipo de historias. Así que no se si podría ser valido para ellos también...

De momento este es el primer paso para empezar a contar cuentos en casa. En la próxima entrada os explicaré como podemos utilizar estos objetos para fomentar a la lectura y, ya de paso, a la imaginación de los peques y a la nuestra propia.

¡Espero vuestros comentarios, devoradores!

miércoles, 26 de abril de 2017

Entrevistando mundos: Juanma Hinojal

¡Hola, devoradores! ¿Qué tal la semana? ¿Qué libros os regalaron por Sant Jordi? Yo conseguí tres libros muy bonitos :) Dos cuentos y una novela. Ya os los enseñaré cuando los tenga leídos en sus respectivas reseñas.
Y dejando de lado mis adquisiciones, vayamos a la entrada de hoy. Hoy quiero presentaros al autor de Los mundos de Ravenholdt, una novela de fantasía muy curiosa donde todo ocurre en diferentes mundos paralelos y tiene varias tramas entrelazadas entre sí. Aunque en la reseña no le puse una notaza porque en algunos puntos no me gustó mucho, es cierto que es una novela muy chula en cuanto a su trama. No es para nada sencilla, y eso es de agradecer.


Aquí tenéis su sinopsis:

Cuando Casey, un joven neoyorkino de 32 años, descubre la existencia de mundos paralelos, su anodina vida cambia para siempre. Al verse embarcado en un viaje interdimensional, otro mundo bien distinto al suyo, pero ciertamente familiar, surgirá ante él, trastocando cuanto creía conocer. Lo que en un principio se presenta como la ocasión perfecta para realizar un trabajo sencillo y lucrativo, pronto se transformará en una vertiginosa carrera contrarreloj a través del extraño mundo, corriendo aventuras más allá de la imaginación y afrontando toda clase de peligros en los que quedará patente que Casey posiblemente no era la persona idónea para tal cometido. El chico tendrá que formar parte de un reducido grupo de personas que deberán unirse en la cacería y persecución de Lord Hatherton, un peligroso y trastornado villano, que no se detendrá ante nada con tal de ver cumplido su propósito.
Una novela de fantasía, llena de aventuras en diferentes mundos, amor, venganza y algún que otro misterio.

¿Queréis saber más sobre el libro y su autor? ¡Pues seguid leyendo, devoradores!

1. ¿Cómo es Juanma Hinojal, el escritor? 
 
Como escritor, me considero a mí mismo alguien incapaz de hallar en su cabeza el botón de apagado. No puedo evitar que mi mente vaya siempre unos pasos por delante y cree unas historias que ni yo mismo sé explicar muy bien de dónde vienen. La creatividad es mi mayor don, uno del que no me canso (y espero que jamás lo haga), y es maravilloso ver cómo ese don sirve para lograr que las personas puedan pasarse unas cuantas horas entretenidas entre las páginas que he escrito. Pero por muchas palabras bonitas que haya escuchado a lo largo de los años, una parte de mí se niega a creérselas, y prefiere esforzarse al máximo para tratar de dar lo mejor de mí. De la misma forma que un pianista siempre trata de crear armonía cuando toca, yo intento, al apretar las teclas del ordenador, que lo que salga esté dotado de la suficiente afinación como para resultar del todo agradable
 
2. ¿Desde cuando escribes? ¿Qué es lo que te impulsó a escribir?

Desde que recuerdo, siempre he andado inventándome mis historias. Las primeras las vivían mis muñecos. Pero después, según fui creciendo, las fui plasmando en el papel, simplemente por necesidad, no por tener la intención de que alguien las leyera. Pero cuando alguien lo hacía, sus palabras de ánimo cargadas de halagos me impulsaban a seguir. Me considero a mí mismo un «yonki» de la escritura. Cuando me paso tiempo sin escribir, no puedo evitar sentir una sensación que me impulsa a poner delante del teclado y crear una nueva historia, ya sea breve o extensa. En el caso concreto de Los mundos de Ravenholdt, después de ver lo bien acogido que fue un relato que escribí de cien páginas, decidí que ya había llegado la hora de ponerme a trabajar en serio y escribir una novela con la intención de publicarla. 

3.¿Cómo surgió la historia de Los mundos de Ravenholdt?

Cuando uno se plantea escribir su primera novela, la primera pregunta que se hace es obvia: ¿de qué va a tratar? Le estuve dando vueltas a la cabeza y se me ocurrieron varias ideas que me atraían bastante. Pero todas tenían el mismo problema: eran demasiado cortas como para dar de sí en un libro en condiciones. Como me gustaban tanto y no quería renunciar a ellas, pero tampoco quería escribir un libro de relatos sueltos, al final se me ocurrió la solución perfecta para poder aunar estas historias tan diferentes y que a priori sería imposible ver juntas. Al pensar en dimensiones paralelas, todo cobró sentido. Podría crear una trama principal basada en los viajes entre mundos, y en cada uno de esos mundos podría introducir esas historias cortas que tanto me gustaban al principio. Para mi sorpresa y agrado, todas mejoraron al formar parte de la trama principal de los mundos paralelos. 

4.  ¿Por qué espejos y no cualquier otro objeto?

Al crear las reglas por las que deberían regirse los viajes interdimensionales tuve que idear un medio por el que se pudiera cruzar a modo de portal, y para ello necesitaba un objeto que pudiera hallarse casi en cualquier parte y que hubiera acompañado al ser humano desde prácticamente su misma creación. Tal y como se dice en la novela, ya que investigué bastante en ello, los espejos hicieron acto de presencia cuando aparecieron también las primeras herramientas usadas por el hombre. Personalmente me pareció curioso que cuando se inventan herramientas utilizadas para el trabajo también se crease un objeto cuya utilidad principal residía en la vanidad humana. Y ya que me resultaba extraño, pensé que esa curiosidad podría ayudarme para justificar el uso de los espejos. Además, resultaría un objeto que al lector no le chocaría especialmente, como bien demostró Alicia al cruzar de vuelta al País de las Maravillas. 
 
5. A parte de Los mundos de Ravenholdt, ¿tienes más historias publicadas o que puede que publiques en un futuro? ¿Puedes contarnos algo sobre ellas

Publiqué en Amazon un libro de relatos titulado «3 Breves relatos (no tan breves)», en el que recopilé, como es obvio, tres relatos que escribí antes y después de trabajar en Los mundos de Ravenholdt. El primero de ellos, Luz y Oscuridad, es una historia al más puro estilo de El Código Davinci, pero con un tono más aventurero y juvenil. Un amor atemporal narra una historia de amor cargada de elementos de suspense, que mantiene al lector pegado hasta su peculiar e inesperado desenlace. Y el último, Sally, según quién lo lea, podría ser interpretado como una historia de terror con un humor muy negro, o como una historia de humor negro con tintes de terror. Por otra parte, si la novela obtiene la notoriedad necesaria, me gustaría escribir una segunda parte, pese a que la primera tiene un final cerrado. Esta vez la protagonista sería una mujer, Alison (aún sin apellido), y me gustaría seguir con la mezcla de géneros literarios. Ya para la primera parte se me ocurrió insertar un mundo futurista, pero la historia no encaja bien con él. No obstante, en lo que tengo pensado para la secuela iría de perlas. Pero claro, todo dependerá de si los lectores quieren más mundos de Ravenholdt. 

6. ¿Què es lo más importante para ti para acabar una novela?

Creo que lo más importante es ser fiel a mí mismo, a la idea primigenia que lo inició todo. Cuando lo tienes todo tan claro, es difícil que la trama se desvíe y pierdas el control de tu propia novela. No basta con limitarte tampoco a lo planeado antes de empezar a escribir, hay que saber adaptarse a cualquier mejora que pueda aportar algo bueno. Al final, después de los dos años escribiendo que me llevó el libro, lo más importante fue poder acabarlo, conseguir que el sueño se hiciese realidad, comprender que tanto esfuerzo había merecido la pena. Después conviene alejarse un poco, desconectar, y regresar a la novela con energías renovadas para poder acabar de pulirla y ver cosas que antes no fuiste capaz de apreciar. Cuando pones tal cantidad de tiempo en un proyecto, al final estás dejando un fragmento de tu propia vida, y de ti depende que ese fragmento sea algo que merezca la pena a los demás. 

7. Dinos 5 secretos - o consejos - sobre ti como escritor.

  • Escribir siempre una historia que te guste a ti. Así al menos, en el peor de los casos, tendrás a un fan. Aunque, por muy raro que seas, seguro que al final encuentras a alguien a quien también le guste.
  • No permitir que los halagos se te suban a la cabeza. Siempre es más efectivo trabajar con la intención de poder superarte a ti mismo. Así como también, en lugar de enfadarte o deprimirte con las malas críticas, úsalas para poder hallar tus puntos flacos y mejorarlos.
  • Aunque un día no te sientas inspirado, ponte a escribir de todas formas. Nunca se sabe lo que puede salir una vez que comienzas a teclear, y siempre habrá tiempo de corregir si es malo.
  • El trabajo de escritor no termina cuando dejas de escribir. Aprovecha cada vivencia, cada momento solitario para pensar en la historia que estés creando, y no dejes de hacerlo hasta el momento en el que el libro llegue a las librerías.
  • Que tu relato no le guste a alguien no significa que no sea bueno. Recuerda que cada cual tiene sus gustos. Lo importante es ser fiel a uno mismo.
8.  ¡Ahora es tu momento! ¿Quieres decirles algo a tus próximos lectores?

Les pediría que aunque mi nombre no sea conocido y la editorial sea también pequeña, no se dejen llevar por nada más que el hecho de que la novela les pueda atraer o gustar y hacerles pasar unas cuantas horas entreteniéndose entre sus páginas. No busco nada más que propiciar una historia divertida, que enganche y haga que te intereses por el destino de sus personajes. También es un juego que invita a encontrar todos los guiños que hay hacia esas novelas y películas que se parodian en la misma. Por mucho que yo pueda decir, al final serán ellos mismos los que, guiados por sus propios gustos, decidan darle una oportunidad a la novela. De ser así, espero de corazón que disfruten de un viaje que les llevará hasta mundos más allá de la imaginación. Aventuras medievales, magia, espías, romance, thriller, vampiros, superhéroes… ¿Por qué escoger uno solo de estos géneros cuando puedes tenerlos todos en una misma aventura?

¡Y este es su libro!
 ¿Dónde podéis encontrar al autor?
Y hasta aquí la entrada de hoy, devoradores. Desde aquí quiero agradecer a Juanma por haber accedido a contestar la entrevista y a enviarme su novela para poder leerla y reseñarla. Espero que os animés a leer Los mundos de Ravenholdt ¡y ya me diréis que os parece!